Google+

miércoles, 19 de septiembre de 2012

B3 Cable anuncia la presentación del concurso de acreedores


La empresa B3 Cable ha anunciado hoy la presentación de la solicitud de concurso de acreedores para la factoría de Maliaño-Muriedas, realizada dentro del plazo legal de cuatro meses que le confiere la legislación concursal.

En un comunicado, la empresa explica que esta petición se produce después de que el pasado mayo se acogiera a la figura del preconcurso a fin de iniciar contactos con los posibles inversores.

Según B3 Cable, hasta el momento, la entidad financiera PNC Bank, su principal acreedor, no ha llegado a ningún acuerdo con los dos fondos de inversión que han alcanzado la fase final del proceso de compra de la empresa.

Por tanto, señala que, a partir de ahora, se abre por mandato legal el proceso de concurso en el que igualmente se trabajará sobre la posibilidad de que algún grupo inversor, "nuevo o ya conocido", muestre interés por hacerse con los activos de la empresa para proseguir con su actividad dentro de los parámetros que establece la Ley Concursal.

Previsiblemente, según B3 Cable, el proceso se prolongará durante varios meses, durante los que será el administrador concursal quien, en el marco legal, establezca los pasos a seguir y, en su caso y bajo la autorización y supervisión judicial, gestione la eventual traslación de activos y continuación de la actividad.

En estos momentos, la empresa recuerda que la factoría de Maliaño trabaja al 10 por ciento de su capacidad de producción para atender compromisos que ya tenía adquiridos y que mantiene un ERE temporal para el cien por cien de la plantilla.

Este ERE entró en vigor el pasado 2 de julio y estará vigente hasta el próximo 31 de octubre.

B3 Cable sostiene, además, que la empresa ha soportado en los últimos tres años pérdidas muy elevadas, ya que se ha visto considerablemente afectada por la crisis que se deriva de la fuerte caída del mercado del cable de cobre en las telecomunicaciones, la bajada importante de ingresos, las restricciones de crédito, la disminución de proyectos de infraestructuras y la llegada de nueva competencia de países emergentes.