Google+

viernes, 19 de octubre de 2012

Camargo elimina la última traba para agilizar la apertura de pequeños negocios


Conseguir una licencia de obra menor va a ser más rápido en Camargo después de que el próximo jueves el Pleno municipal apruebe la Ordenanza que simplifica los procedimientos y agrupa y fija los trámites que el ciudadano debe realizar.

La Concejala de Urbanismo de Camargo, Carmen Solana ha explicado que “la nueva Ordenanza produce consecuencias positivas importantes para aquellos propietarios interesados en realizar reformas y obras de mantenimiento en sus inmuebles. Sin embargo, la importancia de esta modificación radica en que va a suponer un impacto positivo en la dinamización del tejido económico porque es un cambio vital para quienes van a iniciar un nuevo negocio”.

Hasta ahora, la realidad burocrática retrasaba la apertura de comercios y otros pequeños negocios que debían esperar antes de abrir a conseguir al menos dos licencias: de inicio de actividad en todos los casos y de obras si tenían previsto realizar reformas en sus instalaciones.

La licencia de actividad ha quedado sustituida ya, si bien no para la hostelería o actividades susceptibles de ser consideradas molestas, por una Comunicación Previa Responsable por la que el empresario informa al Ayuntamiento de que el negocio que abre se ajusta a la normativa en vigor y queda a disposición para posteriores comprobaciones y sanciones de no ser así. Esto supone la inmediatez de la apertura puesto que ya no es preciso esperar a las comprobaciones y al permiso.

Sin embargo, hasta hoy la realidad burocrática frenaba la aplicación de este avance porque quienes iban a realizar obras o reformas en el nuevo negocio sí estaban obligados a esperar antes de iniciarlas a obtener la Licencia de Obra Menor.

A partir de ahora, para las obras menores también bastará con una declaración responsable. Es decir, el propietario informará al Ayuntamiento de que la obra a realizar se ajusta a la norma aportará la documentación precisa y quedará a disposición de la Administración para que realice las posteriores comprobaciones asumiendo la sanción en caso de que lo reformado o edificado no se ajuste a la normativa en vigor.

La novedad es que el ciudadano ya no tendrá que esperar a que se le autorice el inicio de las obras, comunicará su intención de realizarlas, las iniciará y quedará sujeto a comprobación posterior.

Esta nueva norma es aplicable cuando se trata de obras en locales que no implican modificación sustancial del uso del local, no afectan a elementos comunes como conducciones o estructura ni a las condiciones de seguridad contra incendios ni la instalación de equipos de climatización.

En el caso de viviendas, la nueva norma será aplicable a obras de reparación interiores que no afecten a distribución de los espacios ni a elementos estructurales o fachadas exteriores y reaplicará para cambios de puertas, sanitarios y renovación de instalaciones que no afecten a condiciones generales de seguridad.

Carmen Solana ha explicado que se logra así una mayor transparencia y seguridad jurídica además de simplificar la tramitación porque el ciudadano conocerá de una vez cual es el procedimiento a seguir y que documentación debe aportar.
  El  Gobierno de España sustituyó en mayo las licencias previas de apertura y actividad por un modelo de declaración responsable para establecimientos comerciales de hasta 300 metros cuadrados del sector comercial minorista y de determinados servicios. La norma nacional permite a las Comunidades Autónomas ampliar el catálogo de actividades incluidas y el catálogo de obras que no precisen licencia.

Quedan excluidas las actividades que tengan impacto justificado y proporcionado en el patrimonio histórico-artístico o en el uso privativo y ocupación de los bienes de servicio público.

La nueva normativa nacional sustituye el procedimiento de solicitud de licencias municipales a priori que obligaba a esperas de hasta 24 meses para iniciar la actividad por un régimen de presentación de declaraciones responsables o comunicaciones previas a la actividad, facilitando el inicio y desarrollo de este tipo de negocios en particular y la actividad económica en general.

Carmen Solana ha explicado que tanto el cambio legislativo a nivel nacional como la adaptación de Camargo a este nuevo marco legal tienen la finalidad última facilitar la apertura de negocios mediante la eliminación de barreras administrativas al inicio y el ejercicio de la actividad comercial y ha señalado que “Camargo elimina así la última traba que encontraban los emprendedores y empresarios que apuestan por instalarse aquí”.