Google+

lunes, 5 de noviembre de 2012

El teatro se ríe de sí mismo, el miércoles, en La Vidriera


El teatro se ríe de sí mismo en 'No Hay Actor', una comedia unipersonal protagonizada por Sandro Cordero y producida por las compañías Miriñaque e Hilo Producciones.

La función se integra en el ciclo Otoño de Teatro y dará comienzo a las 20.00 horas, con acceso libre hasta completar el aforo.

La comedia nace de la idea de qué puede suceder en una función si el actor no llega y parte de la idea del actor como una persona que alquila su cuerpo, que alquila sus emociones y su voz y se lo deja a los personajes y ese es precisamente el trabajo de Cordero en escena, interpretar a todos los personajes que normalmente no se suben a ella pero que trabajan entorno a un escenario.

Sandro Cordero ha trabajado en alguna de las más prestigiosas compañías teatrales del país, desde el Centro Dramático Nacional a Teatro de La Abadía, L´Om Imprebís o Laví e Bel.

Ha protagonizado Calígula, de Albert Camus, producido por L’Om-Imprebís y dirigido por Santiago Sánchez, al frente de un elenco de 12 actores, en su gira internacional, montaje, que ya pasó por la programación del Palacio de Festivales y por el que obtuvo excelentes críticas para su interpretación.

 Aunque su carrera es eminentemente teatral, no está exenta de incursiones en la gran pantalla. Así, trabaja en películas como 'Carne de Gallina', de Javier Maqua (2000), 'Horas de Luz', de Manuel Matjí (2004), 'Reinas', de Manuel Gómez Pereira (2005), y 'Pájaros de papel', de Emilio Aragón (2009).

No hay actor está dirigida por Blanca del Barrio, autora, creadora y directora que durante 18 años fue la ayudante del celebre mimo Marcel Marceau con quién compartió  escena,  creó  e  interpretó  numerosos  personajes  en  los mimodramas a lo largo de sus giras internacionales.

Actualmente miembro de Escena Miriñaque, ha dirigido 'Los viajes de Petit', 'El Gabinete de curiosidades', 'Dulce de leche', 'Windows', 'Kraft' y 'Cartas de las Golondrinas', entre otras piezas.