Google+

viernes, 7 de diciembre de 2012

Se retrasa la sustitución de los contenedores de basura de Maliaño


Si bien la puesta en la calle de los nuevos contenedores está experimentando sucesivos retrasos, al existir alegaciones presentadas por parte de una de las empresas que opta a la adjudicación del contrato, el Ayuntamiento de Camargo continúa el trabajo para implantar el operativo que va a permitir que cada noche, en torno 20 viejos contenedores vayan desapareciendo para ser sustituidos por las nuevas baterías.

El contrato para la sustitución de contenedores salió a concurso el pasado ocho de agosto y la adjudicación provisional se realizó por la mesa técnica correspondiente tan pronto como los plazos legales lo permitían. El proceso debía haber concluido con la completa sustitución de los contenedores antes del 31 de diciembre, pero se ha visto interrumpido al ser presentadas alegaciones por parte de una de las empresas que concurren.

Cada alegación presentada retrasa cerca de un mes la instalación de las piezas nuevas, sin que, en este punto del proceso, ni el Ayuntamiento ni ninguna administración puedan dar ningún paso antes de que los plazos se cumplan.

Lo que sí viene haciendo el Ayuntamiento es trabajar en el operativo de sustitución, complejo por la dimensión del material a retirar y a instalar.

El diseño inicial del dispositivo prevé que los contenedores vayan llegando a Camargo en varios lotes, ya que, de otro modo, las necesidades de transporte para un volumen tan grande de piezas harían el proceso en extremo complicado.

Servicios técnicos municipales han diseñado el operativo que pasa por ubicarlas nuevas piezas  en un espacio aún por concretar definitivamente, previsiblemente en Revilla,  y que supone que  por la noche, a partir de las 11 para no interferir en el tráfico, dos camiones recorrerán las calles. Uno de ellos recogerá las piezas antiguas y otro instalará las nuevas. Los viejos depósitos se destruirán de inmediato y se transformarán en chatarra.

 El operativo de montaje y sustitución tiene el objetivo de garantizar la continuidad sin incidencias del servicio de recogida de basuras minimizando a la vez el impacto en el tráfico.

Las nuevas baterías  van a cubrir la totalidad el casco urbano y los ocho pueblos y están integradas por 650 contenedores de recogida de residuos sólidos urbanos, papel-cartón y envases que  suponen una inversión de 560.000 euros.

En total, Camargo contará con 280 nuevos contenedores de 3.200 litros de capacidad y 120 de 2.200 litros para Residuos Sólidos Urbanos, 120 de 3.200 litros de capacidad para envases, 130 de 3.200 litros para  papel y cartón.

Todos los contenedores son de plástico. Entre un 5 y un 7 % de ellos estarán adaptados a personas con discapacidad y se instalarán en las zonas en las que exista un mayor índice de viviendas adaptadas. La totalidad de los contenedores incluye indicativos en sistema baille para permitir su uso adecuado por personas invidentes.

En la última semana, la Asociación de Vecinos de Maliaño ya publicó una fotodenuncia con respecto al estado de los contenedores del pueblo.