Google+

sábado, 19 de enero de 2013

Esta semana, en La Vidriera: La vida de Pi

GÉNERO: Drama
DIRECCIÓN: Ang Lee
INTERPRETACIÓN: Suraj Sharma (Pi Patel), Irrfan Khan (Pi adulto), Tabu (Gita Patel)
DURACIÓN: 127 min
CALIFICACIÓN: Mayores de 7 años

La vida de Pi nos cuenta la historia de un joven que ve como el barco en el que él y su familia, junto con todos los animales del zoo que poseían en la India, naufraga tras una implacable tormenta. Hasta aquí podría suponer una película de náufragos al uso, si no fuera porque Pi naufraga con una hiena, una cebra, un orangután y un tigre. Esta película supone la adaptación al cine, por parte de Ang Lee (Brokeback mountain, Hulk), de la novela homónima de Yann Martel después del que el proyecto se hubiese visto aplazado varias veces y de haber pasado por las manos de varios directores como, por ejemplo, M. Night Shyamalan o Alfonso Cuarón.


Las imágenes que se ofrecen durante el naufragio son espectaculares, pero pierden un poco de empaque al tratarse de ambientes y entornos creados totalmente por ordenador. Mención especial se merece la recreación por ordenador de los animales que acompañan a Pi durante el naufragio (que no sufran las asociaciones de amantes y protectoras de todo tipo de criaturas), aunque hay momentos en el que el co-protagonista, Richard Parker, especialmente cuando está mojado, chirría un poco y pierda gran parte de su realismo. La banda sonora de Michael Danna, que acompaña la cinta, se conjuga perfectamente con la historia y nos traslada inmediatamente a los ambientes que se nos están mostrando. Sin duda, una merecida ganadora del Globo de Oro a la mejor banda sonora de este año. Por otra parte, Ang Lee ha vuelto a hacer de las suyas puesto que esta vez nos ofrece una visión un tanto más “descafeinada” de la que Yann Martel relata en el libro. Dado su gusto por no mostrar imágenes que “molesten” al espectador, el director maquilla o elimina momentos del libro que habrían aportado mucha más crudeza y realismo a una historia que no deja de ser emocionante y atrayente en ningún momento, aunque la intensidad decaiga un poco al final.

Que no les asuste el hecho de que se trate de una película de náufragos para acercarse al cine, ya que La vida de Pi  es mucho más que eso. Es un viaje hacia el autodescubrimiento y el crecimiento personal y espiritual y que ofrece tantas interpretaciones y matices, como personas puedan llegar a verla. Estoy seguro de que no les dejará indiferentes y les dará tema de conversación para unas horas, o unos días, una vez que terminen los créditos finales.

JMCD - @velismo

Puntuación: 8/10