Google+

lunes, 28 de enero de 2013

La entrega de árboles y plantas se retrasa al 15 de febrero, a causa del temporal


La entrega de los 5.492 árboles y plantas solicitados por los vecinos de Camargo al Ayuntamiento dentro de la Campaña anual de Repoblación Forestal se realizará el 15 de febrero y no el día uno tal y como estaba inicialmente previsto.

El temporal de frio, lluvia y nieve que ha azotado Cantabria en las últimas semanas ha dificultado la preparación de las plantas, obligando a retrasar la entrega, ante la posibilidad de no poder ofrecer los ejemplares en su estado óptimo. La pista de petanca del Parque de Cros será el lugar en el que, de 11.00 a 14.00 horas, se efectuará la entrega.

El nogal, el laurel y el avellano han sido las especies que han recibido más demanda este año entre los árboles autóctonos que se ofertan de los que cada vecino solicitante ha podido solicitar hasta 15 ejemplares.

En total se han solicitado 226 encinas (Quercus ilex), 236 robles (Quercus robur), 612 castaños (Castanea sativa), 857 nogal (Juglans regia), 644 laureles (Laurus nobilis), 274 abedules (Betula alba), 141 fresnos (Fraxinus excelsior), 334 tilos (Tilia sp) y 744 avellanos (Corylus avellana).

La campaña ofreció también la posibilidad de pedir hasta un total de tres plantas aromáticas. De ellas, se han solicitado 428 plantas de tomillo (Thymus vulgaris L.), 537 de lavanda (Lavandula angustifolia), y 459 de hierba luisa (Lippia tripilla), en bandeja forestal.  

El equipo técnico y educativo del Área de Medio Ambiente atenderá y responderá a las preguntas de los vecinos solicitantes, entregándoles, además, un cuadernillo, con dibujos y recomendaciones sobre dónde y cómo plantar los árboles y las plantas, para proporcionarles una larga y fructífera vida.

En la pasada campaña fueron 600 vecinos los que solicitaron árboles y plantas, llevándose entre todos unos 5.200 ejemplares. Sumando las veinte campañas, han sido más de 97.000 los árboles autóctonos y plantas que el Ayuntamiento de Camargo ha proporcionado a sus vecinos, para plantarlos y contribuir así a paliar los efectos del cambio climático, y detener la pérdida de biodiversidad.