Google+

viernes, 1 de febrero de 2013

El Ayuntamiento explica la última modificación puntual del urbanismo de Camargo


Con la aprobación la semana que entra de los pliegos para la contratación del nuevo equipo redactor, Camargo comienza la cuenta atrás para contar con un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, según ha anunciado esta mañana en rueda de prensa el alcalde de Camargo, Diego Movellán.

Movellán, que ha estado acompañado por la Concejala de Urbanismo, Carmen Solana, ha asegurado también que, además de la modificación puntual aprobada ayer en Pleno que facilita la implantación y ampliación de empresas, el equipo de Gobierno y las técnicos municipales preparan ya otra que afectará a Polígonos Industriales y que tiene objeto resolver la situación de aquellos que se habían construido en suelo calificado industrial por un Plan que fue anulado y que hoy son “polígonos fantasma”, industriales, pero ubicado en suelo con calificación de rústico.

El alcalde ha puesto como ejemplo de esta situación al Polígono de la Verde y Carmen Solana, por su parte, ha explicado que se hace imprescindible dar solución sin más demora a las empresas ubicadas en estos espacios y que, al carecer el suelo en el que radican de la calificación de industrial, encuentran dificultades para acceder a financiación, a certificaciones ISO e incluso al alta de suministros de agua y luz cuando se cambia de titular una actividad.

“El urbanismo del futuro de Camargo no pasa por el urbanismo de su pasado”, ha señalado Movellán, quien ha apelado a la responsabilidad para no dar fechas en las que espera que el nuevo PGOU esté completado, dado que, si bien “puedo responder de la agilidad del Ayuntamiento”, aseguró que es difícil precisar cuanto tardarán los múltiples informes sectoriales de organismos como Aviación Civil, Confederación Hidrográfica o Costas, entre otros que precisa la tramitación del documento.

Movellán y Solana han comparecido ante los medios para explicar en detalle la Modificación puntual aprobada por el Pleno en la sesión de ayer jueves.

El alcalde precisó que el objetivo de la Modificación es que la Administración no sea nunca más un obstáculo en la actividad económica que emprenden los ciudadanos y “uno de lo mayores obstáculos que están encontrando en Camargo las empresas que quieren instalarse, ampliarse e incluso legalizar plenamente su actividad es que este municipio rige su urbanismo por un documento que tiene un cuarto de siglo de existencia y que ha quedado superado en prácticamente todos sus aspectos”.

La Modificación aprobada ayer afecta a establecimientos comerciales. Estos pueden ampliar su superficie de venta. La limitación de metros en los que podía extenderse hacía que comercios que precisaban extenderse a más de 450 metros se instalaran en municipios colindantes y con ello no crearan empleo en Camargo. Provocaba, incluso, que aquellos que ya estaban instalados en Camargo y querían crecer, no pudieran ampliar su espacio sino que debían abrir otro espacio de venta paralelo, algo claramente no rentable porque supone duplicar inversión y gasto y que impulsaba a las empresas a irse a otros lugares con una regulación más actualizada.

Afecta especialmente a los pequeños negocios, que se veían sometidos a las mismas exigencias que se aplicaban a los grandes en aspectos como las dotaciones exigidas en cuanto a aseos por ejemplo. Hasta ahora, la norma no tenía en cuenta cuántas personas trabajan en un espacio, sino cuántos metros tenía ese negocio. Eso hacía que una nave en la que el 90% de la superficie se dedicase a almacenamiento y que contaba con dos trabajadores debiera contar con instalaciones sanitarias, como si tuviera decenas de trabajadores. La modificación racionaliza esta exigencia introduciendo en el baremo en número de empleados de la empresa.

La modificación va a tener un gran impacto en las zonas rurales de Camargo. Hasta ahora, familias que contaban en Camargo con una casa en entorno rural, no podían aprovechar sus instalaciones como hospedaje, al revés de lo que se viene facilitando en el resto de Cantabria como medida de fomento de formas alternativas de negocio que preservan estos entornos.

El Plan de 1988 sólo permitía la instalación de establecimientos de este tipo en puntos muy concretos del Valle, dejando en todo momento al margen a estas zonas en las que viven familias que pueden encontrar en la actividad asociada al turismo una vía de ingresos interesante.

También en estas zonas del Valle se van a poder desarrollar actividades no contaminantes asociadas a la producción artesanal como puede ser la elaboración de productos asociados a pequeñas estabulaciones como el queso, mantequilla, yogurt etc.

La modificación tiene una importante repercusión en la actividad industrial. Hasta ayer, quien tenía en Camargo una nave podía dedicarla a la actividad industrial pero no realizar actividad comercial en ella. Es decir, para producir y para vender precisaba de nuevo tener dos espacios abiertos en paralelo en dos puntos distintos del municipio. Esto es claramente un lastre para cualquier empresa. Ahora se compatibiliza el uso industrial y el comercial permitiendo que las naves cuenten por ejemplo con un escaparate y una zona de venta.