Google+

sábado, 9 de febrero de 2013

Esta semana, en La Vidriera, 'Las Sesiones'


LAS SESIONES

GÉNERO: Tragicomedia

DIRECCIÓN: Ben Lewin

INTERPRETACIÓN: John Hawkes (Mark O’Brien), Helen Hunt (Cheryl), William H. Macy (padre Brendan).

DURACIÓN: 95 min

CALIFICACIÓN: Mayores de 16 años

Hollywood está falto de ideas y si alguien duda de ello, sólo hay que recurrir a las películas que se están estrenando últimamente, que, en la mayoría de los casos, son adaptaciones de otras historias. Por ejemplo, si nos centramos en los estrenos de este mes de La Vidriera, sólo una de las cuatro es un guion original (El alucinante mundo de Norman).



El resto son adaptaciones de libros, adaptaciones de hechos históricos o adaptaciones de vidas de personajes ilustres. El caso que nos ocupa esta semana sería el último de los ejemplos, aunque habría que hacer alguna matización, ya que Mark O’Brien, persona que inspira la trama de Las sesiones, no es un personaje ilustre al uso. Sí que gozaba de ciertas peculiaridades, como que estaba confinado a una camilla y respiraba, la mayor parte del tiempo, valiéndose de un pulmón de acero por haber sufrido la polio durante su infancia, o que era articulista y poeta y podía vivir de ello. Pero todas sus singularidades terminan ahí, si no tenemos en cuenta una más, que es la que da forma al guion de la película: que se valió de los servicios de una terapeuta sexual (no, no es una prostituta) para que le ayudara a perder la virginidad a los 38 años. De hecho, se podría decir que casi todo el metraje se basa en el artículo que escribió para la revista Sun (On seeing a sex surrogate-Encuentros con una terapeuta sexual), en el que explica, con absoluto detalle, cómo se desarrollaron esos encuentros, o sesiones, entre él y la citada terapeuta.

La película nos deja ver poco los miedos a los que se enfrenta el protagonista, excepto por los dilemas religiosos que le genera el tener que recurrir a esta clase de servicios y que vemos reflejados en las conversaciones que mantiene con el sacerdote. Tampoco se transmite de forma clara la sensación de paso de tiempo, ya que en pantalla estamos viendo doce años de la vida del escritor y los mismos hechos podrían haber transcurrido todos en el mismo mes. Sí que llama la atención el optimismo de la historia y la jovialidad del personaje, que es totalmente opuesto al de otras películas de características similares, como es el caso de Mar adentro, y también que las escenas de sexo y los desnudos, para tratarse de una cinta americana, se muestran de forma natural y sin planos raros o poses extrañas de los protagonistas que oculten sus cuerpos.

Como este tipo de historias no cuentan con llamativos efectos especiales o 3D que cubra posibles carencias de los actores o de la trama, han de contar historias interesantes y que los actores convenzan con sus interpretaciones. En este caso, la idea de la película es original y los actores están a la altura de las circunstancias, sin contar con grandes alardes interpretativos que hagan sus actuaciones memorables.

Asómense a la vida de Mark O’Brien y pasarán un buen rato y, además, aprenderán a valorar, o al menos es mi caso, un poco más la suerte de poder caminar y respirar.

Sesiones                                                     Tarifas
Viernes:      22h30                                        Normal: 4 €
Sábado:      17h00, 20h00                             Lunes: 3,10 €
Domingo:   17h00, 20h00
Lunes:         20h15

Puntuación: 6/10

JMCD - @velismo