Google+

lunes, 4 de febrero de 2013

Inaugurado el tramo La Cerrada – Boo de Guarnizo

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha asegurado hoy que el nuevo tramo de carretera entre Boo de Guarnizo y el Enlace de La Cerrada, en Maliaño, aporta “calidad de vida” a los vecinos de Camargo y El Astillero, que ya no tendrán que soportar más las molestias del tráfico pesado de camiones por los núcleos urbanos, y, al mismo tiempo, es “indiscutiblemente útil” para la actividad industrial de la zona.

En la inauguración de este vial, en el que el Gobierno regional ha invertido más de 12 millones de euros, Diego se ha mostrado convencido de que será “uno de los más circulados de Cantabria” y ha incidido en la necesidad que había de acometer esta obra para “desahogar” el tráfico en los núcleos y “aliviar” a los ciudadanos.

“Esto es un paso adelante y una notable mejora. Tiene esa doble connotación de mejora de la calidad de vida de algo que desahoga y el servicio que presta de agilidad, proximidad, recorte de traslados y menor contaminación, ha dicho.

Por otro lado, Ignacio Diego ha adelantado que el Gobierno trabaja ya en la posibilidad de “ir más allá” y conectar este nuevo vial con la Ronda Bahía, proyecto que tiene ya finalizado su estudio informativo y en el que la Consejería de Obras Públicas seguirá avanzando para ejecutarlo cuando la situación lo permita.

Finalmente, ha felicitado a los vecinos y a las empresas, que son los principales beneficiarios de la carretera, y ha destacado el trabajo conjunto de las diferentes administraciones implicadas (local, regional y estatal) para llevarlo a cabo.

El presidente cántabro ha estado acompañado en la inauguración por el consejero de Obras Públicas y Vivienda, Francisco Rodríguez Argüeso; los alcaldes de Camargo, Diego Movellán, y de El Astillero, Carlos Cortina; el director general de Obras Públicas, José Francisco Sánchez Cimiano, y el gerente de Gesvican, Benito Migueláñez, entre otras autoridades.

Por su parte, Francisco Rodríguez ha expresado su satisfacción por la entrada en servicio, tras cinco años de trámites y obras, de este vial tan demandado por El Astillero y Camargo. “Por fin”, ha dicho el consejero, que se ha referido a esta actuación como una “gran obra” y ha deseado, ante todo, que sea una carretera “segura”.

Por último, Carlos Cortina y Diego Movellán han agradecido el impulso que el Gobierno de Ignacio Diego ha dado a este proyecto que ambos regidores han considerado “fundamental” para sus respectivos municipios.

Características técnicas del tramo

Este nuevo tramo permite desde hoy el acceso directo desde la autovía S-10 hasta el polígono de Morero, en Guarnizo. Además de facilitar el transporte pesado de las empresas del polígono industrial, descongestionará el tráfico en el entorno de las zonas urbanas de Maliaño y El Astillero.

El tramo inaugurado, que mide 660 metros de longitud, es parte del eje previsto para la conexión de la autovía S-10 con la Ronda de la Bahía. El proyecto tiene su inicio en el Enlace de la Cerrada de la autovía S-10 y finaliza en la intersección entre las carreteras CA-140 y el tramo ya existente de la CA-144, en Boo de Guarnizo.

El proyecto ha sufrido dos importantes modificaciones, la primera de ellas para permitir la recuperación ambiental de las marismas sobre la que discurre la carretera, y la segunda, encaminada a resolver la interferencia producida por las cimentaciones de las estructuras de paso sobre la línea de ferrocarril de FEVE, sobre el muro de contención que existe paralelamente.

La carretera consta de dos intersecciones, en Maliaño y en Boo de Guarnizo, resueltas mediante glorietas. En Maliaño, la glorieta está situada por encima de la línea ferroviaria de FEVE y conecta con el paso sobre la autovía S-10, con la factoría Roper, con Ferroatlántica, con la avenida Cantabria y con la bajada a los ramales de la S-10.

La glorieta de Boo permite conectar con la nueva carretera y con una salida que en el futuro unirá dicha rotonda con la Ronda de la Bahía. Además, tiene otra conexión con la autovía S-20 de los ramales del Enlace de la Cerrada, que se ha mejorado fundamentalmente en planta.

La glorieta de Maliaño cuenta con una calzada de 8 metros de anchura, mientras que la de Astillero es de 9 metros. En ambos casos hay arcenes exteriores e interiores de 1,50 y 1 metros, respectivamente

Para llevar a cabo la obra se han construido cuatro estructuras: dos pasos superiores sobre la línea de FEVE, formando parte de la calzada anular de la glorieta de Maliaño; un viaducto sobre la ría de Boo y un puente sobre las marismas de la margen derecha.

Los pasos superiores tienen un único vano de 17,80 y 17,00 metros de luz, respectivamente, constituidos por un tablero formado por una losa de hormigón armado sobre una serie de vigas prefabricadas del tipo doble ‘T’. El viaducto sobre la ría de Boo cuenta con una longitud de 174 metros distribuidos en cuatro vanos de 37,50,50 y 37 metros, y el puente sobre las marismas es de un único vano de 30 metros de luz, compuesto por un tablero de dos vigas pretensadas de tipo artesa, sobre las que se ha dispuesto una losa de hormigón armado.

Aparte, se han construido cinco nuevos muros de tierra armada en el entorno de la glorieta de Maliaño para evitar los derrames de los terraplenes sobre la línea ferroviaria de FEVE y las instalaciones industriales existentes, así como otros muros de hormigón en reposiciones en ambos extremos de la obra.

La obra se ha completado con la señalización, el balizamiento y la instalación de elementos de seguridad. A lo largo de todos los viales, junto a los que discurren aceras, se han instalado luminarias con columnas de 12 metros de altura para garantizar el tránsito peatonal.

Asimismo, se ha procedido a la restauración ambiental de la zona destinada a depósito de sobrantes de la excavación mediante el extendido de tierra vegetal y su posterior siembra. De esta forma, las hidrosiembras y las plantaciones garantizarán también la integración de taludes, isletas y áreas litorales afectadas.

Durante la ejecución de los trabajos se ha realizado un seguimiento arqueológico y ambiental, con especial atención en evitar la afección sobre las aguas, para lo que se ha realizado un jalonamiento de toda la obra y la colocación de barreras de retención de sedimentos, analizándose mensualmente la calidad de las aguas de los cursos atravesados.