Google+

miércoles, 6 de febrero de 2013

Juan López expone su obra 'Castiga el pladur', premiada en el proyecto 'Generación 2013', en La Casa Encendida de Madrid

El espacio expositivo La Casa Encendida, de Madrid, acoge, desde el 8 de febrero, hasta el 5 de mayo, los diez proyectos premiados en el programa de difusión del arte joven 'Generación 2013', entre los que se encuentra 'Castiga el pladur', del cachonero Juan López.
El artista de La Mies interviene directamente sobre los muros de la sala de exposiciones con el fin de subvertir el espacio y la percepción de la arquitectura en relación con lo privado y lo público. En este caso, la apertura tanto al espacio público, exterior, como al privado, interior, se realiza a través de vídeos y dibujos que realiza utilizando materiales como cinta aislante y desechos de sus propias obras.

Juan López también presenta en 'Castiga el Pladur' su idea de ruina en los tiempos que corren. Como una evolución de su proyecto 'A la derriba', intenta relacionar la temática de tumbar los muros de la sala de exposición con el concepto “sin rumbo fijo”, y así resumir la situación en la que la sociedad se encuentra en estos momentos: “las roturas –según sus propias palabras– funcionan como metáfora de la idea de ruina de un sistema caduco y de una sociedad desorientada”; pero también su trabajo incorpora una llamada de atención sobre la posibilidad que tenemos de construir un mundo más interesante.

Así, López traza nuevas relaciones entre la arquitectura interior y los espacios colindantes, ya sean interiores o exteriores. A través de la simulación de la rotura de los muros de la sala mediante sus técnicas habituales de dibujo y cinta aislante, introduciendo además el movimiento a través de las imágenes pregrabadas en vídeo, nos muestra “agujeros” desde donde podemos ver más allá del propio muro. Ventanas hacia el exterior y hacia otros espacios del propio edificio, que nos permiten vigilar o incluir otros mundos en el interior de la sala. El cubo blanco se rompe y permite la entrada en la exposición de nuevas e imprevistas imágenes provenientes del devenir cotidiano que se desarrolla detrás del muro, en paralelo a la realidad del espacio expositivo.

Al final, el resultado es un gran trampantojo donde se mezcla lo interior y lo exterior, como en una explosión donde ya no existen los límites, donde los muros se resquebrajan: nuestro mundo contemporáneo va desapareciendo, castigado a navegar sin rumbo, a la deriva.


Este programa 'Generación 2013' ha contado con la participación de más de un millar de jóvenes artistas.