Google+

viernes, 8 de marzo de 2013

El Servicio de Asistencia Jurídica de Cantabria Acoge atendió en Camargo a 248 personas


El Servicio de Atención al Inmigrante, que en Camargo gestiona Cantabria Acoge, atendió en su departamento jurídico en 2012 a 248 personas, en su mayoría mujeres de entre 30 y 45 años. De estas 248 personas, 165 estaban en Cantabria en situación regular. Estos son los datos que arroja la memoria anual que Cantabria Acoge ha presentado esta mañana a la Concejala responsable del área, Lourdes Blanco.

En Camargo, a diferencia de otros municipios, las personas de origen africano han solicitado muy escasamente los servicios de Cantabria Acoge. Según los datos facilitados por la organización en Camargo, no constan procedimientos sancionadores por estancia irregular en territorio español iniciados en el municipio.

Brasil y Colombia son los países de origen mayoritarios de las personas que han solicitado ayuda de Cantabria Acoge, que, a través de un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Camargo, presta el servicio de asesoría jurídica y tramita los expedientes en vía administrativa, en aquellos casos que por su complejidad sea necesario, para la obtención de permisos de residencia, visado de estancia y residencia, permisos de trabajo, además de prestar asesoramiento sobre legalización de documentos y de títulos entre otros.

La mayor parte de las consultas realizadas por personas españolas, un total de 39, se deben a que mantienen relaciones personales, sociales o laborales con personas procedentes de países extracomunitarios. Esto se puede interpretar como un indicador del elevado grado de integración de la población inmigrante en el municipio.

Cada jueves, un abogado especializado en derecho de extranjería atiende las demandas socio-jurídicas de los inmigrantes, atendiendo a las distintas situaciones que se planteen y ofreciendo en todo momento un seguimiento de los casos.

Además, Cantabria Acoge atendió además a 61 inmigrantes en su Servicio de Acogida y Orientación desde el que se imparten clases de español. Este servicio pretende servir de nexo entre la población inmigrante y los recursos existentes, así como conseguir un acercamiento de este colectivo con el resto de la población facilitando así el proceso de integración.

Además de facilitar el conocimiento de la lengua como herramienta de integración, el Servicio cuenta con  un técnico en integración social que los lunes realiza las funciones de acogida, orientación, derivación y acompañamiento, cuando sea necesario, a los distintos recursos existentes en el municipio.

La enseñanza del español se realiza como refuerzo a las clases que los usuarios reciben en la escuela de adultos. Los participantes pertenecen a un perfil muy variado de alumnos, desde los que pueden manejarse bien en nuestro idioma y sin embargo no pueden leer ni escribir, hasta los que aún no consiguen hablar y de momento se están familiarizando con el vocabulario básico.

Las personas que asisten a clase provienen de países tan diversos como India, China, Mauritania, Túnez, Marruecos, Brasil o Turquía.