Google+

viernes, 1 de marzo de 2013

Ignacio Diego visita la planta de Nestor Martin de Maliaño, que cumple un mes desde su apertura

El presidente regional, Ignacio Diego, ha visitado hoy la nueva fábrica de Nestor Martin en el polígono La Cerrada, de Maliaño, que inició el pasado mes su producción con una plantilla de 90 trabajadores, de los cuales 88 proceden de Teka, gracias al acuerdo alcanzado por el Gobierno con la propia empresa belga.

Diego ha destacado la apuesta de Nestor Martin en la Comunidad Autónoma, no sólo por la inversión de 5 millones de euros que ha realizado en Maliaño y el volumen de empleo directo, sino también por el trabajo indirecto que genera, ya que cuenta con 30 proveedores cántabros y contrata a transportistas regionales para la distribución de sus productos y el aprovisionamiento de materiales.

En relación a los trabajadores de Teka incorporados a la empresa, el presidente regional ha mostrado su satisfacción por la salida pactada por el Gobierno con la empresa para un amplio número operarios que estaban sometidos a un expediente de extinción de empleo y que ahora tienen la oportunidad de reincorporarse al mercado laboral.

Según ha explicado, la colaboración del Gobierno con Nestor Martin va más allá y abarca hasta la formación de estos trabajadores en los procesos productivos específicos de la firma, para lo cual destina 200.000 euros. En este sentido, ha asegurado que el Ejecutivo seguirá impulsando esta política de formación con compromiso de contratación, que contribuye, por un lado, a generar empleo y actividad económica en Cantabria y, por otro lado, surte a las empresas de recursos humanos adaptados a sus necesidades.

Ahondando aún más en la importante apuesta de Nestor Martin en Cantabria, Ignacio Diego ha valorado el hecho de que toda la producción de estufa moderna y estufa de chapa, tanto para madera como 'pellet', se va a producir en la planta de Maliaño.

Finalmente, ha dicho que la instalación de esta empresa en la Comunidad abre una nueva oportunidad para potenciar el 'pellet' como "energía de futuro", algo en lo que el Gobierno viene trabajando desde hace tiempo con los empresarios de la madera de la región. Diego ha confiado en que el uso de esta energía vaya ganando cada vez mayor aceptación entre los cántabros.

El jefe del Ejecutivo ha estado acompañado en el acto por los consejeros de Industria, Eduardo Arasti; y de Economía, Cristina Mazas; el alcalde de Camargo, Diego Movellán; el presidente de Nestor Martin, Jesús Lavín; el consejero delegado, Andrés de León, y el presidente del Grupo Wanders, Philippe Libois, entre otras autoridades y dirigentes de la firma.

Diego ha encabezado un recorrido por las instalaciones de la fábrica para conocer de primera mano sus procesos de producción y, posteriormente, ha mantenido un encuentro con la dirección de la empresa para conocer sus planes a medio y largo plazo.

Por su parte, los dirigentes de Nestor Martin han agradecido la visita y el apoyo del presidente Diego, a quien han reiterado la "apuesta estratégica" del Grupo por la planta cántabra, que producirá todo el producto de estufa de chapa para Europa.

Además, han adelantado que la empresa pretende llevar a cabo una segunda fase inversora a medio plazo en la fábrica de Maliaño, que tiene capacidad para duplicar la producción, decisión que dependerá de la evolución del mercado y que requerirá nuevas inversiones, procesos de automatización y posiblemente más trabajadores.

Por último, a pesar de que el 80 por ciento de la producción está destinada a la exportación, Nestor Martin tiene "perspectivas amplias" de crecimiento de sus productos en España.

La fábrica de Maliaño

La fábrica de Nestor Martin en Cantabria se ubica en la antigua nave de `Talleres Martínez', en el polígono La Cerrada de Maliaño. La firma belga ha realizado una inversión de 5 millones de euros para acondicionar unas instalaciones de 7.000 metros cuadrados (5.000 de ellos edificados) en las que prevé producir anualmente, a partir de 2014, 20.000 estufas de 'pellet' de última generación fundamentalmente para el mercado internacional. También tiene capacidad para fabricar estufas de leña de acero.

Néstor Martin inició el pasado 1 de febrero progresivamente su producción en Maliaño y para este primer año aspira a entregar entre 12.000 y 14.000 estufas, principalmente para los mercados de Bélgica, Francia, Reino Unido e Italia.

Cada operario recibió entre el 10 de diciembre de 2013 y el 31 de enero de este año un curso de formación específico sobre la nueva maquinara que van a manejar en dos turnos de trabajo, de 6.00 a 14.00 horas y de 14.00 a 22.00 horas, de lunes a viernes.

Un paso importante para el futuro de la fábrica cántabra fue la firma, a finales del pasado octubre, de un acuerdo estratégico con el Grupo Wanders, uno de los principales protagonistas en la distribución de chimeneas y estufas de Francia, para comercializar en exclusiva todos los productos de la empresa belga, incluyendo las estufas que se produzcan en la planta de Maliaño.

Wanders cuenta con una red de distribución propia y franquiciada de 65 puntos de venta a los que se añaden las 240 tiendas 'Les boutiques du Feu', que comercializan su marca en todo el mundo.

Nestor Martin

Esta empresa, fundada en 1854, pertenece al grupo Thermic Distribution Europe, uno de los principales fabricantes europeos de estufas y chimeneas metálicas. Con sede en Couvin, Bélgica, está presente en más de 25 países, principalmente de Europa y América. Tiene filiales propias en Bélgica, Francia, España y Chile. Thermic Distribution Europe es propietaria también de las marcas EFEL, Traforart y Surdiac.

La empresa se caracteriza por la venta de productos de gama alta, con tecnología de última generación y una importante cartera de patentes propias. El 'pellet' se compone de pequeñas porciones de materia vegetal comprimida utilizadas como combustible, de carácter renovable (biomasa), que se obtiene de la reconversión de los principales residuos de la industria maderera, como son el serrín y la viruta.

Su principal uso es la generación de energía calórica y su reducido tamaño permite automatizar la dosificación del combustible en estufas. Introduciendo únicamente las cantidades necesarias en el momento adecuado se logra un quemado homogéneo, eficiente y un calor confortable.