Google+

viernes, 5 de abril de 2013

Camargo recibe hasta el 2 de mayo las candidaturas para la contratación del equipo que redactará el nuevo PGOU

Hasta el próximo dos de mayo permanece abierto el periodo de recepción de candidaturas para la contratación del equipo de redactará el Plan General de Ordenación Urbana de Camargo.
Un comité de expertos, externos, independientes del Ayuntamiento, integrado por funcionarios con titulación superior, de la Consejería de Urbanismo, Medio Ambiente, Ordenación del territorio de Cantabria, será el organismo que valorará las candidaturas. Los criterios de baremación tendrán en cuenta entre otros la composición multidisciplinar del equipo redactor, el programa de trabajo y la valoración económica.

Cada una de las candidaturas que se presenten debe contar con un equipo integrado al menos por un arquitecto, un ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, un Economista, un Asesor Jurídico Urbanista, un geógrafo o Sociólogo y un Biólogo.

Se especifica como requisito indispensable que se acredite la participación en los últimos diez años como miembro de equipo redactor de al menos dos de los miembros de la candidatura, que deberán poder demostrar haber participado en una unidad de revisión o redacción de PGOU en Cantabria o en dos unidades de redacción revisión de PGOU o Normas Subsidiarias de municipios superiores a 25.000 habitantes.

Responsables y técnicos municipales y del Gobierno de Cantabria vienen manteniendo ya en el último año reuniones periódicas de trabajo sobre el PGOU con el fin como ha explicado el Alcalde Diego Movellán de que el urbanismo de Camargo sigua avanzando mientras se gesta el nuevo Plan.

Para lograrlo, Camargo viene elaborando y aprobando sucesivas Modificaciones de su regulación urbanística que tienen como objeto que la Administración no resulte ser un obstáculo en la actividad económica que emprenden los ciudadanos.

Para ello y mientras el diseño definitivo del urbanismo del futuro de Camargo se plasma en el Plan, se han aprobado modificaciones que afectan a establecimientos comerciales. Estos pueden ahora ampliar su superficie de venta. La limitación de metros en los que podía extenderse esta hacía que comercios que precisaban extenderse a más de 450 metros se instalaran en municipios colindantes y con ello no crearan empleo en Camargo. Hacía incluso que aquellos que ya estaban instalados en Camargo y querían crecer no pudieran ampliar su espacio sino que debían abrir otro espacio de venta paralelo, algo claramente no rentable porque supone duplicar inversión y gasto e impulsaba a las empresas a irse a otros lugares con una regulación más actualizada.

También se ha modificado la regulación en lo que afecta a a los pequeños negocios que se veían sometidos a las mismas exigencias que se aplicaban a los grandes en aspectos como las dotaciones exigidas en cuanto a aseos por ejemplo. Hasta ahora, la norma no tenía en cuenta cuántas personas trabajan en un espacio, sino cuantos metros tenía ese negocio. Eso hacía que una nave en la que el 90% de la superficie se dedicaba a almacenamiento y que contaba con dos trabajadores debiera contar con instalaciones sanitarias como si tuviera decenas de trabajadores. La modificación racionaliza esta exigencia introduciendo en el baremo en número de empleados de la empresa.

Se ha modificado la normativa que afectaba a la instalación de hospedajes en zonas rurales. Hasta hace dos meses, familias que contaban en Camargo con una casa en entorno rural no podían aprovechar sus instalaciones como hospedaje, al revés de lo que se viene facilitando en el resto de Cantabria, como medida de fomento de formas alternativas de negocio que preservan estos entornos. El Plan de 1988 solo permitía la instalación de establecimientos de este tipo en puntos muy concretos del Valle, dejando en todo momento al margen a estas zonas en las que viven familias que pueden encontrar en la actividad asociada al turismo una vía de ingresos interesante.

Mientras se elabora el nuevo Plan, Camargo ha modificado su regulación para permitir que en zonas rurales del Valle se puedan desarrollar actividades no contaminantes asociadas a la producción artesanal como puede ser la elaboración de productos asociados a pequeñas estabulaciones como el queso, mantequilla, yogurt, etc.

También se ha modificado la regulación en cuanto al uso de instalaciones industriales. Hasta la aprobación en febrero de esta modificación, quien tenía en Camargo una nave podía dedicarla a la actividad industrial pero no realizar actividad comercial en ella. Es decir, para producir y para vender precisaba de nuevo tener dos espacios abiertos en paralelo en dos puntos distintos del municipio. Esto es claramente un lastre para cualquier empresa. Ahora se compatibiliza el uso industrial y el comercial, permitiendo que las naves cuenten, por ejemplo, con un escaparate y una zona de venta.