Google+

martes, 28 de mayo de 2013

Una monja de las Carmelitas Descalzas del Alto Maliaño habla sobre "la felicidad" de la vida contemplativa

La hermana Carmen de Jesús, que pertenece a la comunidad de las Carmelitas Descalzas del Monasterio del Alto de Maliaño, ha destacado que las personas llamadas a la vida contemplativa "se sienten felices, realizadas, alegres y en paz, por estar dedicadas a Dios y colaborar en la extensión de su Reino", según informa un teletipo de la agencia EFE.

Además, esta monja también señaló que para el pueblo de Maliaño supone "una evangelización para la gente de los alrededores, incluso para las personas no creyentes ni practicantes", como se desprende de los testimonios que ella ha percibido.