Google+

martes, 9 de julio de 2013

El beneficio de Ferroatlántica cae un 76%, algo que el grupo achaca a la subida de la electricidad

Ferroatlántica, con una de sus sedes en Maliaño, obtuvo un beneficio después de impuestos de 27 millones de euros en 2012, un 76% menos que en el ejercicio anterior, tras acusar un encarecimiento acumulado de la electricidad del 65% desde 2007 que, sólo el pasado ejercicio, ocasionó un coste de 85 millones de euros.

La empresa alcanzó durante el año pasado unas ventas de 1.151 millones de euros, lo que supuso un descenso del 10% provocado por la caída de precios en todos sus productos en los mercados internacionales.

El 84% de las ventas del grupo en 2012 se produjo fuera de España, y un 65% del total en la Unión Europea. Las actividades internacionales se consolidan en detrimento de las nacionales, dada la actual coyuntura económica.

El presidente ejecutivo de la compañía, Pedro Larrea, advierte que "cualquier incremento en el precio final de la energía hará perder competitividad a Ferroatlántica de forma irreversible, al haberse agotado la mejora de productividad y eficiencia".