Google+

miércoles, 15 de enero de 2014

108 personas realizaron trabajos en beneficio de la comunidad en 2013 en Camargo

Un total de 108 personas realizaron en 2013 trabajos en beneficio de la comunidad en diferentes servicios municipales de Camargo.

Los trabajos en beneficio de la comunidad son una pena privativa de derechos que requiere el consentimiento del penado y le obliga a prestar su cooperación no retribuida en determinadas actividades de utilidad pública. La persona sometida a esta medida está obligada a invertir un determinado tiempo en el desarrollo de la tarea que se le ha asignado.

En 2013 en Camargo, 98 hombres y 10 mujeres cumplieron las penas impuestas en su mayoría por infracciones de tráfico como el exceso de alcohol o de velocidad al volante. La cifra ha ido en aumento paulatinamente desde 2010, año en el que realizaron trabajos en beneficio de la comunidad 37 personas.

La mayor parte de los penados varones solicitaron realizar sus trabajos en el ámbito del movimiento asociativo, realizando labores en Clubes deportivos, un 28,71% de los hombres, mientras que las mujeres eligieron en su mayoría colaborar en los centros públicos educativos.

Otros servicios que también acogieron a personas en cumplimiento de penas en beneficios de la Comunidad han sido Obras, Medio Ambiente, Servicios y Vialidad, el Centro Cultural La Vidriera, Mantenimiento y Limpieza y la perrera.

La Consejería de Justicia del Gobierno de Cantabria asume el pago de los seguros de accidentes, manutención y desplazamiento de los trabajadores, mientras que el Ayuntamiento, por su parte, aporta los equipamientos y medios para el desempeño de la labor que se encomienda a cada trabajador.

El objetivo de esta fórmula de cumplimiento de pena es que la persona asuma las consecuencias de sus actos, desarrolle un compromiso con la labor que se le encomienda y mejore la gestión de sus habilidades sociales. Los trabajos tienen que ser proporcionales a la falta que se ha cometido y una de las características de este modo de cumplimiento es que se hace preciso  no dejar que transcurra demasiado tiempo entre la comisión de la falta y el trabajo.

En el caso de Camargo, el periodo de respuesta entre la solicitud y la incorporación del trabajador penados es de 21 días, lo que supone una importante agilidad en los trámites.