Google+

sábado, 15 de febrero de 2014

Ciudadanía contra la Exclusión Sanitaria exige a la Consejería un programa "de inclusión de los inmigrantes en los servicios públicos de salud"

La plataforma Ciudadanía contra la Exclusión Sanitaria llama la atención sobre la falta de atención sanitaria que siguen padeciendo la gran mayoría de los inmigrantes sin permiso de residencia en nuestra región. Según informa el colectivo en un comunicad, el número puede elevarse a varios miles, a tenor de las más de 3.000 tarjetas sanitarias retiradas en Cantabria en septiembre de 2012 al entrar en vigor la norma que privó de asistencia sanitaria pública a 873.000 inmigrantes en toda España.

La aprobación por la Consejería de Sanidad del 'Programa Cántabro de Protección Social de la Salud Pública' el pasado mes de diciembre, "no ha resuelto el problema al no incorporar de manera rápida y eficiente al sistema sanitario público a los inmigrantes excluidos".
  
El Programa "excluye de salida a los inmigrantes con menos de seis meses de empadronamiento en Cantabria y a los que tengan ingresos superiores a 533 € mensuales. Establece un complicado conjunto de trámites administrativos fuertemente disuasorios, y no va acompañado de la campaña de difusión necesaria que permita su conocimiento entre los colectivos de inmigrantes desprovistos del acceso a la salud pública".

Por todo ello, Ciudadanía contra la Exclusión Sanitaria, exige a la Consejería de Sanidad la puesta en marcha de un programa real de inclusión de los inmigrantes en los servicios públicos de salud. Dicho programa "debe incluir al conjunto de los residentes en la región sin límite de tiempo ni de renta. Debe facilitar al máximo los trámites de inscripción y acceso y debe ser ampliamente publicitado".

"No hacerlo supone mantener la injusticia de la privación del derecho a la asistencia sanitaria pública de un colectivo de ciudadanos que con sus impuestos está financiando el servicio público de salud del que todavía muchos disfrutamos. Supone también mantener abierto el problema de salud pública derivado de la no atención sanitaria a un número importante de conciudadanos", añade la plataforma.

La retirada de la tarjeta sanitaria a cerca de un millón de personas ha recogido la amplia condena de todo tipo de sectores y sensibilidades, desde trabajadores sociales a obispos. También la de organismos internacionales, entre los que cabe destacar la muy reciente (30-I-2014) del Comité Europeo de Derechos Sociales que pone de manifiesto la incompatibilidad de la exclusión sanitaria con la Carta Social Europea –suscrita por España- que establece que el sistema de salud sea accesible a toda la población sin discriminación alguna.

Ciudadanía contra la Exclusión Sanitaria, llama al conjunto de la ciudadanía "a seguir presionando en la misma línea que los colectivos e instituciones mencionados, para conseguir la restitución para todos de un derecho social que nos iguala como ciudadanos y nos humaniza como personas".