Google+

miércoles, 14 de mayo de 2014

Dragados comenzará a finales de mayo las obras de semipeatonalización del casco urbano

El Ayuntamiento de Camargo ha adjudicado a la empresa Dragados S. A. el contrato para la realización de las obras de semipeatonalización de las calles Constitución y Eulogio Fernández Barros, del casco urbano Muriedas-Maliaño, por un importe de 475.400 euros más IVA, de los que el Consistorio asumirá 95.000 más IVA y el Gobierno de Cantabria el resto. Está previsto que los trabajos, que durarán seis meses se inicien antes del fin de mayo. Arrancará así una polémica actuación, cuyo proyecto ha visto como un importante sector de comerciantes y vecinos se ha opuesto, formando una plataforma contraria -La Finca- y convocando dos multitudinarias manifestaciones.

La empresa adjudicataria ha presentado la más ventajosa de las propuestas económicas del total de 18 que han concurrido al concurso para la adjudicación de unos trabajos que van a convertir en semipeatonal la calle Eulogio Fernández Barros y en peatonal la calle Constitución.

El Ayuntamiento, por su parte, ha iniciado ya la construcción de las plazas de aparcamiento que van a compensar las que se eliminan en ambas calles.

Está previsto que en las próximas fechas se comience a informar a los vecinos de la planificación del desarrollo de los trabajos que van a devolver al uso peatonal 4.000 metros cuadrados en una zona habitada por más de 20.000 personas.

Las calles Eulogio Fernández Barros y Constitución son actualmente uno de los puntos más afectados por las consecuencias del tráfico de todo el casco urbano ya que están rodeadas por la Avenida de Bilbao, Avenida de la Concordia, Menéndez Pelayo y Plaza de la Constitución.

El diseño actual de ambas calles está caracterizado por aceras estrechas de menos de dos metros de ancho y zonas de aparcamiento en ambas márgenes.

Las  obras se aprovecharán para llevar a cabo la renovación de las redes de saneamiento, drenaje, abastecimiento de agua potable y alumbrado.

El  mobiliario urbano será íntegramente sustituido, se instalarán piezas metálicas de acero galvanizado terminadas en negro oxirón así como grandes jardineras con elementos ornamentales y se dotará a la zona de aparcabicis.

Polémica obra

Un importante sector de comerciantes y vecinos se ha opuesto frontalmente a este proyecto. Agrupados en la Plataforma La Finca, creen que la obra obedece "a la necesidad, por parte del Ayuntamiento, de participar en la convocatoria de subvención de obras municipales" de la Consejería de Obras Públicas y, "desde que le fue entregado el proyecto en septiembre de 2013 hasta el día de hoy, el señor Movellán no ha tenido en cuenta la opinión de los afectados": "Él y su equipo de Gobierno ha mostrado una total insensibilidad ante la dramática situación en la que pone a todos los comercios de las calles afectadas, que tendrán que ver, como su capacidad para generar ventas se verá fuertemente afectada por una obra que durante seis meses, en el mejor de los casos, mantendrá dichas calles levantadas".